viernes, 12 de agosto de 2011

Ana, la profetisa

Lucas en el capítulo  2 versículo 36 al 38  nos habla de una mujer  viuda,  llamada Ana ;  hija de Fanuel de la tribu de Aser.  Es el único de los cuatro evangelios que la señala.
El nombre  Ana significa  “favor o Gracia” , Lucas nos dice que estuvo casada solo 7 años y luego enviudó.
Esta mujer visitaba cada día el Templo, servía en él noche y día  y  hacía oraciones y ayunos.
Ana  era  una mujer joven,  que enviudó a una edad muy temprana, la Biblia no lo aclara, pero quizá no tenia  hijos.  En medio de esa crisis,  de ese dolor,  y de tanta soledad ella  decide   servir a Dios con fidelidad.
Es elogiable la decisión de ésta mujer; una mujer con carácter firme y  gran fortaleza, que  a pesar del sufrimiento que estaba pasando y de la circunstancia que le había tocado vivir,  no reniega de su fe. Al contrario se fortalece aun más en su Dios.
Dedica sus días al servicio en el templo,  a la oración y al ayuno.
Un ejemplo  digno de imitar;  a veces  pienso, cómo haría para vivir en esa época una mujer sola, sin esposo o hijo varones que la sostengan; sin la pensión que el marido le pudiera haber dejado, sin la asistencia social del Estado. La de ella era una situación social  un poco incomoda para la época. Pero a pesar de todo priorizo  su vida espiritual.
La Biblia no lo aclara pero tal vez  la Iglesia se hacía  cargo de ella como enseñaba el apóstol Pablo en 1 Timoteo  capítulo 5. No lo sabemos .
Meditando un poco en esta historia que escribe Lucas tan significativa para nuestros días  podríamos sacar por lo menos  dos enseñanzas muy importantes para nosotras. 
1)      Ana elige una vida de piedad. A pesar de su dolor y soledad  se sobrepone a esa  circunstancia  difícil . Tomó una decisión muy importante en su vida que fue servir en el Templo todos los días. 
2)      Dios  premió su eleccion. A sus  84 años pudo ver en el  Templo al niño Jesús cuando fue presentado  por sus padres. No sólo sus ojos envejecidos lo vieron sino que ella profetizó que ese niño era el Mesías.

Como su nombre lo indica ella halló “favor” o “gracia” ante los ojos de Dios y reveló al mundo la Esperanza de Israel.
Dios le permitió ver a una edad muy avanzada, lo que ella por tantos años estuvo esperando “El Salvador”.
Dios le revela a una mujer que el niño Prometido  estaba ante sus ojos. Una bendición esperada por muchos; pero Dios se la concede a esta mujer piadosa.
Si tú estás pasando por una edad avanzada, mírate en Ana; una mujer dedicada al ministerio de la profecía, útil para el servicio en el templo y  a los demás.
Dios también tiene un plan para vos a pesar de tus  años; si sos fiel al Señor  y le dedicas tiempo a la oración y al ayuno  podrás ver como Ana, a pesar de tus ojos envejecidos la salvación para tus hijos, tus nietos, tu familia. Revelación de cosas futuras y una vida de ejemplo para generaciones venideras.
Te invito,  a vos que estas en una edad avanzada,  a que imites a esta mujer que fue favorecida por Dios.

                                                    NiKa

6 comentarios:

  1. Gran mujer, quisiéramos profundizar en su vida y actividades que desarrollaba, para tener su ejemplo de fe y porque fue favorecida por Dios, solo pocos os que vieron a jesus encarnado, la virge y san jose. dichosa ella y nosotros que creemos.

    ResponderEliminar
  2. porque ana era la ultima profetiza

    ResponderEliminar
  3. Josefina
    Excelente su explicacion.. Dios te bendiga...recibe fuerte
    abrazo.

    ResponderEliminar
  4. 2 DE CORINTIOS 4.16 TODO LO QUE HAGAMOS HAGAMOSLO PARA DIOS.

    ResponderEliminar